miércoles, 22 de enero de 2014

PRISMÁTICOS, MINIATURAS Y ENORMIDADES.

Para llenar la vida de curiosidades solo hace falta estar atento a lo que sucede a tu alrededor, ayer mismo en clase de inglés se dio un debate sobre si las cosas que decían los demás de nosotros mismos nos influían o no nos influían e independientemente de lo que pensaba cada uno, me di cuenta de una cosa, todo el mundo, por regla general, piensa que cuando hablan de él  es algo negativo, y eso no tiene por qué ser así.

No digo que haya que caerle bien a todos, ni tampoco digo que siempre hablen bien, pero si que es cierto que muchas veces cuando hablan de nosotros también es para decir algo positivo, eso me llevó a pensar en que nuestra percepción de las cosas a veces funciona como unos prismáticos. Una de las características de este instrumento es que según el lado por el que mires puedes ver las cosas más cerca de lo que están, o más lejos de donde realmente están, y salvo que no tengan lentes, nunca las ves donde están realmente, jejeje.

Me acuerdo la primera vez que cogí unos prismáticos, tenía dos mitos sobre este instrumento, el primero es que pensaba que las cosas se veían como en las películas, que había una especie de silueta que recortaba la imagen, menuda sorpresa me llevé cuando vi que eso no sucedía, es lo que llaman los expertos "una licencia cinematográfica", o sea, una cosa que no pasa pero que se pone ahí porque tiene algún sentido, en las películas es el indicar que se está mirando a través de unos prismáticos aunque cuando miras por ellos no lo ves de la misma manera. El segundo mito que se me cayó fue el saber que tampoco las cosas se veían firmes, mirar por este artilugio es comparable a estar dentro de un barco en plena tormenta, se mueve todo. 

Pero volviendo al tema... cuando pensamos en lo negativo solemos ver las cosas con los prismáticos en la posición correcta, aunque no responden a la realidad, vemos el paisaje cercano y enorme, solo porque lo negativo nos condiciona más, o es que tal vez nos parezca mucho más real y próximo. Pero eso no tiene por qué ser así, cuando pensamos en lo positivo cogemos los prismáticos del revés y miramos por la parte estrecha, viendo todo mucho más lejano y pequeño de lo que es, no es que seamos unos pesimistas simplemente creo que se trata de una cuestión de perspectiva, lo bueno es tan probable como lo malo. Por ese motivo deberíamos invertir los términos cuando pensemos en lo bueno, porque estoy seguro que tal vez las cosas que deseamos no estén tan cerca ni sean tan grandes, pero sí que van a hacernos saber que lo mejor que nos puede pasar no es inalcanzable y para eso solo debemos cambiar el sentido de nuestros prismáticos.

lunes, 11 de noviembre de 2013

NUNCA Y TARDE.

Me he parado a pensar en aquellas personas que me rodean y que por alguna razón dicen que su vida ha llegado a un punto donde es "estable", es una epidemia que acontece por alguna extraña razón a gente de mi edad, de treinta en adelante y sigue hasta no se sabe cuando... Lo primero que me viene a la mente es pensar en ¿¿¿cómo es posible??? si hasta hace unos años, tampoco tantos, pensábamos de la misma manera y teníamos las mismas ganas de crecer. Creo que ahí está la gran diferencia, para algunas personas crecer es conformarse y para otras no, yo entiendo crecer como un enriquecimiento personal en todos los sentidos y al común de los mortales "crecer" le han dicho que es dejar de hacerlo, conformarse y tirar en una especie de "Stand By", como cuando un televisor no está ni encendido ni apagado, y seguir así hasta el el fin de su existencia, algo así como sentarse en la orilla de un río y ver pasar las truchas sin hacer nada, ni siquiera contar cuantas son...

Claro, llegados a este punto te preguntas si es bueno o malo lo que están haciendo y te cuestionas si tu manera de crecer es la correcta, pero siempre llego a la misma conclusión, no me gustaría meterme en un congelador y dejar que los años pasaran así... uno tras otro, hasta que pase algo o no pase nada, que será posiblemente lo que va a pasar, nada. 

En muchos aspectos de nuestra vida la sociedad en la que vivimos nos empuja, nos condiciona o no nos permite acceder a determinadas cosas, pero hay otras en las que tenemos las riendas y podemos decidir por nosotros mismos, esas son en parte las que nos hacen crecer de un modo personal e intransferible, ahí tenemos el control, si renunciamos a esa parte estaremos renunciado a descubrirnos a nosotros mismos. Todas las etapas de nuestra vida muestran un "yo" diferente, cuando eres niño eres de una manera, luego adolescente eres de otra, de adulto o de anciano. Diferentes maneras de ser, una misma persona, por qué debemos cortar con lo que hemos aprendido o con la manera de aprender, si apreciamos aquello que nos ha llevado a ser adultos, no sería mejor seguir con ello y no cortar por no saber como encajarlo en un nuevo modo de vida, claro... lo "práctico" es decir que como es complicado, estoy "madurando" y eso es algo del pasado, pues bien... nuestro presente y nuestro futuro depende de lo que hayamos hecho en el pasado, o es que no nos ocurre que tenemos planes que no hacemos pero que siguen en nuestra mente porque realmente es algo que queremos... Si es así, ¿por qué tenemos que renunciar a ellos?, es algo probado que nuestros deseos nos hacen felices, o al menos nos hacen sentirnos realizados, si los ignoramos estaremos evitar ser nosotros mismos, algo muy común en la "madurez" de los resignados.

Nunca y tarde son dos palabras que tienen un sentido negativo, una indica que algo no se volverá a hacer y la otra que el tiempo ha pasado, pues bien... cada día les intento dar la vuelta y me digo que NUNCA ES TARDE, LO PRÁCTICO ES POSIBLEMENTE LO MÁS TRISTE QUE SE TE PUEDA OCURRIR, VUELA y PIENSA MÁS ALLÁ DE LO POSIBLE.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

JULIO CÉSAR Y LAS BRÚJULAS

Antes de empezar a escribir esta entrada tenía las cosas muy claras sobre lo que quería contar, pero es ponerme delante de una hoja en blanco y perder todas esas ideas, ocurre a veces que aunque parezca que todo está muy bien asumido en nuestra memoria cuando nos ponemos manos a la obra las ideas se echan a volar dejándonos solos y con una sensación un tanto extraña, me imagino una escena donde un caballero andante grita "¡¡¡ A LA CARGA MIS VALIENTES !!!!" mientras los valientes se quedan parados o no muestran el mismo interés, o directamente salen corriendo en dirección contraria, a veces los actos de valentía requieren de un convencimiento posterior. No solo hay que ser valiente, también es oportuno explicar por qué lo somos, a los demás o a nosotros mismos.

Hace mucho tiempo había leído una historia sobre Julio César que ilustra muy bien lo que quiero decir, se dice que allá por el siglo I antes de nuestra era el general romano estaba conquistando Hispania, en la mitología romana existe un río que se llama Leteo, ese río separaba el mundo de los vivos del inframundo, el infierno, y que cuando una persona cruzaba ese río los recuerdos se borraban de la mente para siempe, o sea que no se recuperaban ni con hipnosis, entiendo que perder la memoria, incluso para un romano, no es plato de buen gusto, sobre todo si vas a seguir adelante, cualquier referencia se desvanece, no tienes idea de donde vienes, ni a donde vas... Es muy importante tener referencias, ya que los seres humanos vivimos en torno a las referencias, nuestro comportamiento está muy vinculado a nuestros propios mapa mentales, nuestra brújula interior.

Volviendo a Julio César llegó a este río situado en los alrededores de un pueblo entre Galicia  (España) y Portugal, y viendo que sus tropas no lo seguían por miedo él mismo tuvo que cruzar el río, y al llegar a la otra orilla pronunció en voz alta el nombre de sus generales, demostrando así su buena memoria y que el río no era aquel que narraba la mitología. Después de esto, obviamente, las tropas cruzaron con sus generales a la cabeza y siguieron avanzando sin  miedo a pérdidas de memoria.

Como casi siempre, empiezo pensando una cosa y termino escribiendo otra, jajaja, supongo que soy bastante creativo sobre la marcha. A lo que me quiero referir con esta historia es que los actos de valentía amplían nuestras fronteras mentales, siempre que sean coherentes con nuestros propios objetivos, requieren mucha energía y convencimiento por nuestra parte, en un mundo como en el que vivimos las energías y el tesón constituyen un bien escaso que debemos administrar porque no tenemos energías infinitas, ni ilusiones infinitas, ni esperanzas infinitas, pero sí que tenemos ganas de crecer y mejorar, que pueden ser casi infinitas o sin casi siempre que nos ofrezcan un horizonte hacia donde camiar, por eso en muchas ocasiones la clave del éxito reside en soñar en lo posible y canalizar energías soñando para lograrlo.

En una futura entrada hablaré de lo que llamamos posible y lo que es realmente posible... Ahora toca cruzar ríos y contar a los demás lo bien que sienta seguir avanzando.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

COMO ECHAR A RODAR BOLAS DE NIEVE.

Es el tercer borrador que escribo para esta entrada y todavía no he dicho nada de lo que quería decir, es curioso como la escritura te lleva por caminos insospechados, te has pasado un buen rato delante de un papel para que esas ideas que recogiste charlando con alguien que te inspira viernes, sábado, domingo y martes, donde todas esas ideas tengan un discurso más o menos lógico y medio estructurado, para que al final se escape y como un chorro de agua  siga de forma autónoma su camino... es lo bonito de dejar volar tu imaginación al teclado, lo que piensas tiene vida propia, por lo que solo puedes hacer una cosa, seguirlo a ver a donde te lleva...

Al principio, tenía pensado hablar de fuegos artificiales y frutas, no os asustéis, que todo tiene una explicación.. pero voy a hablar de bolas de nieve... porque de alguna manera se conectan. Existe una técnica que se practica en las reuniones donde se buscan ideas creativas que se llama  "Tormenta de Ideas" , Brainstorming en inglés, no es que las ideas caigan sobre nuestras cabezas  y nos empapen de sabiduría, sino que un grupo de gente se reúne y comienza a decir cosas al azar o no tan al azar sobre un tema que se propone, por ejemplo, si quisiéramos abrir un negocio, como una frutería propondríamos qué clases de fruta vender, donde poner el local, como queremos que sea la decoración si más tradicional o más moderna,  por qué queremos que sea una frutería, si las frutas son ecológicas o no... etc... 

A veces, las tormentas de ideas son un buen primer paso para marcar nuestro propio objetivo, cualquier propósito puede ser bueno para pensar y reflexionar sobre él, pero una vez lo tengamos claro ¿qué debemos hacer? y es ahí donde encaja la bola de nieve.

Hace unos años hice una bola de nieve, y no metafóricamente hablando, sino de forma real, bola de nieve con toda su nieve y todas sus consecuencias, no soy muy dado a hacer alpinismo ni nada de eso, es cierto que me gusta la naturaleza y andar de explorador es algo  que me resulta muy atractivo, sobre todo por ese espíritu aventurero que te posee cuando haces algo que consideras es una proeza personal, y por qué no decirlo... sienta de maravilla sentirse un héroe de la montaña por un instante, jajajaja.

Inspirado entre fuegos artificiales y frutas sin quererlo me puse a pensar sobre esto nuevamente...El caso es que estaba yo por los montes nevados, con un frío que pela, porque para los que no lo sabéis, la nieve es muy bonita en fotos, pero moja y es rara, rara porque es fría y caliente, si es un día soleado refleja los rayos del sol y quema si la tocas con la piel, un horror vaya... Estaba yo en la cima de un monte nevado el cual me había llevado toda la mañana subir con gran esfuerzo y tesón, desde allí tenía una maravillosa vista de la que estuve disfrutando un buen rato, pero tocó la hora de volver y me eché a pensar que desde ese punto las maneras de bajar que tiene la nieve, para la que solo podrían pasar dos cosas, bueno tres... la primera es que se fuera derritiendo poco a poco con los rayos del sol, pero así dejaría de ser nieve y pasaría a ser agua líquida perdiendo su esencia, la segunda manera de que la nieve bajara de la montaña sería en forma de avalancha, no sé si ese pequeño monte daría para una avalancha, creo que más bien solo daba para una "lancha" que bajara por la ladera porque no era gran cosa, por último, la tercera manera sería hacer una bola de nieve que rodara montaña abajo.

Las diferencias entre una bola de nieve una avalancha son enormes, mientras la avalancha es un montón de metros cúbicos de nieve cayendo montaña abajo sin ningún sentido, desperdigándose y arrasándolo todo, una bola de nieve gira sobre un centro, va incorporando más nieve y se hace más grande, es así como entiendo las ideas, las vivencias y aquello que me enriquece como persona, como una bola de nieve. Me gusta ser una bola de nieve, tener una idea, compartirla, que los que la escuchan me den las suyas y poder así enriquecerme, crecer en definitiva, rondando feliz montaña abajo.

Aunque es cierto que se puede aplicar a cualquier a la vida en general, pero creo que también es bueno para pequeños planes o ideas que tengamos en mente, nunca os preguntasteis ¿por qué las bolas de nieve son redondas??? justamente por eso, porque van moldeándose sobre sí mismas y a la vez incorporan cosas nuevas, se van puliendo, como los planetas o las naranjas, vaya... otra fruta !!! jajaja.

Sé que al principio compartir una idea es algo que puede resultar un poco incómodo, que nos bloquea esa timidez de no saber muy bien como expresarlo, pero lo original siempre lo es porque se sale de la rutina, aunque no es menos cierto que ese pequeño empujón se verá recompensado si seguimos nuestra bola de nieve.

Así que hacer como yo, cuando tengáis media idea buscar la otra mitad y echarla a rodar montaña abajo.

Gracias a todos, por las casi 18.000 visitas !!!

lunes, 19 de agosto de 2013

CORTINAS Y LATAS DE SARDINAS.

Tan difícil es encontrar un tema del que valga la pena escribir, como escribir sobre él. Llevo anotado en mi libreta bastantes ideas de estas que en el momento parecen geniales, pero después de madurarlas un poco compruebas con cierta decepción que no reúnen la suficiente energía y dinamismo que habías depositado en ellas cuando me había decidido a plasmarlas en un papel. Tan difícil es buscar como encontrarte algo de repente, en una infinidad de casos las cosas que se planean mucho carecen de esa chispa de autenticidad que las hace irrepetibles, porque no nos engañemos... Lo auténtico no se puede repetir, podemos ensayar las cosas miles de veces, y tal vez logremos una ejecución magistral que sea algo digno de admirar a los demás, pero en el fondo sabemos que responde a un trabajo mecánico realizado una y otra vez... Lo cierto es que si todo fuera tan fácil, el humor no tendría sentido, o tal vez sí... 

En muchas ocasiones, cuando estoy entre amigos suelo contar algunos chistes, lo cierto es que no suelen ser los mejores del planeta, pero lo importante es que hagan reír, pues bien... una vez me dijo un amigo que el truco de un chiste no es improvisar o aprender muchos diferentes para tener un gran repertorio, el secreto está en contarlo a gente diferente y tener unos cuantos para que parezca que sabes un "pocotón" de muchos, el que los oiga por primera vez seguramente va a alucinar por lo bien contados que están y lo mucho que se ríen con ellos, pero en realidad es como abrir una lata de sardinas una y otra vez... abres la lata, sacas la sardina y hace gracia, jajajaja. Podríamos llamarlo "marketing enlatado", pero si abusas de esto ante la misma gente se perderá lo "espontáneo", la frescura y todo el mundo pensará que una vez vale, pero varias es repetitivamente aburrido, en eso se basa la originalidad en aportar algo de nosotros mismos que no sea redundante, o lo que es lo mismo, repetitivo y ya dicho.

Esta tarde estaba estudiando algo tan aburrido como interesante, y os aseguro que era muy interesante, sobre teoría de la comunicación, sí existe la teoría de la comunicación, los seres humanos somos los únicos seres vivos sobre el planeta tierra con una comunicación realmente compleja y que va más allá de lo que podemos transmitir con nuestras palabras, no es que me quiera poner profundo pero este tipo de lecturas echan a volar mi imaginación, tanto que me despego del folio que tengo delante y sale mi mirada en dirección a la ventana que tengo en frente y.... ZAS !!! Ahí me encuentro ese objeto que para mi visión y me devuelve de nuevo a la tierra de la intelectualidad en forma de apuntes... Ese objeto que hace aterrizar mi imaginación son las CORTINAS, las cortinas son una cosa muy española... bueno, supongo que de más lugares, pero aquí son especialmente famosas y todas las casas al menos tienen una por ventana, hemos alcanzado tal nivel de cortinaje que hasta las ponemos en las duchas... aunque la película de Hitchcock "Psicosis" ha contenido su avance bastante bien, sustituyéndolas por mamparas de baño, algo mucho más cómodo a mi modo de entender.

Por qué existen las cortinas, se supone que su función principal es guardar nuestra intimidad... bueno, a ver... eso puede ser cierto, pero lo que más me llama la atención es que es una excusa, porque lo que no queremos es guardarla del todo, las cortinas nos aislan de la gente de fuera, pero algunas dan pie a que nosotros podamos ver desde dentro a quienes están en el exterior, cosa que me llama poderosamente la atención porque entonces... Queremos ver pero sin ser vistos... curioso, ni que decir tiene que todas las casas de los espías deben tener cortinas, ya que va en su ADN el estar al tanto de las cosas que hacen los demás... tengo que pensar sobre ello.

En países como Alemana u Holanda las casas no tienen cortinas, no son de tradición "cortinil", una vez hablando con un amigo en Alemania me comentaba que no las necesitaban porque no tenían nada que esconder, claro... en ese momento me sentí como un mirón, me daba un poco de reparto caminar por las aceras a la hora que ellos cenan, más o menos las seis de la tarde, porque en esas casas tan bonitas que tienen el salón suele estar en la planta baja y ves a todas las familias sentadas a la mesa cenando tan ricamente mientras tú pasas por la acera como un marciano pensando en que donde vives eso no se ve porque hay cortinas... Lo mismo pasa en el Barrio Rojo de Ámsterdam, ciudad que no he visitado todavía, pero donde me cuentan que hay señoritas haciendo muestrarios de lencería fina y no esconden casi nada, supongo que no sería lo mismo si hubiera cortinas... 

Llegados a este punto cabe preguntarse si a veces nosotros tenemos nuestras propias cortinas, que dejan pasar la luz pero rara vez nos dejan ver con claridad la realidad que está ahí fuera... esa que nos gustaría descubrir y que estamos deseosos de disfrutar pero que no nos atrevemos porque pensamos que quitar ese velo nos dejaría desnudos ante el mundo, a eso le llamo timidez social, esa timidez hace que no podamos comunicarnos con los demás aunque lo estemos deseando, centenares de veces vemos a alguien que nos resulta interesante, o miramos y requetemiramos a aquella mujer tan atractiva y no decimos nada porque somos tímidos, tenemos una cortina delante, una de las obras más bonitas de la música universal una bossa nova llamada "A Garota de Ipanema" habla sobre ello, siempre que la escucho estoy deseando que él deje de mirarla y se presente, porque comunicarse es un acto de valentía y felicidad que debemos asumir con la suficiente fuerza como para quitarnos las cortinas de delante.

Feliz agosto, volveré...


lunes, 1 de julio de 2013

DISCRETAS Y DECISIVAS, LAS SERVILLETAS DE PAPEL.

Hace ya bastante tiempo que quería escribir una nueva entrada en este blog, pero a veces en las mariposas o vuelan muy alto, o se van a la otra parte del mundo a inspirar a otras personas, el caso es que todos estos meses en los que no he pensado en escribir nada me han servido para escribir un montón de cosas, eso sí las tengo todas en mi libreta y es posible que las vaya sacando poco a poco, porque ayuda y nuevas experiencias no me han faltado. Entre ellas, una en especial, por eso esta entrada que está dedicada a un grupo maravilloso y  políglota que me ha acompañado en clase los últimos ocho meses.

No hace mucho que me preguntaron si estaría dispuesto a escribir algo sobre las servilletas, a lo que les dije que sí, pero claro, una servilleta tampoco es que sea un objeto aparentemente importante, y digo lo de aparentemente, porque a medida que iba interesándome por este curioso objeto que encontramos en cualquier bar, me parecía más y más  cargado de misterio y posibilidades, hasta el punto de ver en la servilleta de papel un elemento crucial en múltiples momentos de nuestras vida.

Por ejemplo, en una cita romántica cuando estás esperando a aquella chica que te gusta tanto, y no sabes donde meter las manos, ni que hacer con ellas, una servilleta te ayuda ante la tensa espera, coges una servilleta de papel y comienzas a hacer cosas con ella, doblarla, retorcerla o intentar hacer alguna figura de papiroflexia u “origami” como le llaman ahora… Desgraciadamente, yo lo único que sé hacer con papel son tres cosas, y ninguna muy resultona, porque no veo muy apropiado lo de construir un barquito o hacerme un sombrero de loco, hasta que.. una vez, en una clase de inglés un profesor americano que tenía, se llamaba Keith, nos enseñó como hacer una rosa con una servilleta, ni que decir tiene que da mejores resultados que una bolita amorfa o que un sombrero, rosa o flor indefinida, porque si la servilleta es de bar suelen salir pequeñas amapolas o tulipanes, la flora "servilletil" depende mucho del tamaño, en las servilletas EL TAMAÑO IMPORTA. Resumiendo, que si no estuviera ahí esa servilleta… más de uno se habría ensañado con la cucharilla del café y a saber que resultado pésimo sacaría de ello,  al margen de que para una cita, siempre es mejor una flor que una bola arrugada.

Otro momento vital que a todos nos ha pasado es estar en un bar o en cualquier lugar y no tener ni bolígrafo, ni papel… Es muy posible que tu vida en ese instante  dependa de captar en escritura algún mensaje, número, idea o llamémosle… inspiración general. Ya me gustaría que alguien inventara algún tipo de objeto para repetir las cosas, jejeje, bueno… solo las cosas que nos gustaría que se repitieran, algo así como un reproductor vital, no os ocurre a veces que cando vas por la calle la persona que está a tu lado te dice… “Ese era….”,  “Fíjate en eso…” “has visto…”, y en esa décima de segundo en la que pones tu atención en aquello que te dicen, agudizas todos tus sentidos y... simplemente no lo ves…  Aviones, nubes, famosos, tu prima o un delfín, todos ellos han pasado delante de tus narices y te quedas con una sensación de vacío existencial… en la mayoría de los casos, intentas disimular quitándole importancia con un “Siiii… ya…” pero por dentro darías lo que fuera por haber sido quien le dijera a otro “Mira… Mira!!! Un unicornio (o lo que sea)”, que digo yo, que si te pasa muchas veces, yo me plantearía seriamente ver cosas que no existen, solo para que quien te lo dice habitualmente también sienta que se ha perdido la oportunidad de ver volar a Pegaso llevando a en su lomo a un ornitorrinco naranja vestido de vaquero, pero mejor no profundizar  en esta técnica de despiste y algo de maldad, jejeje ¿o si…?, si alguien quiere hacer uso de ella, ahí queda... jejeje.

Una servilleta es un trozo de papel insignificante, no da para mucho, normalmente tienen solo un uso y las hay que están medio enceradas y ni siquiera se puede uno limpiar por ambas caras, suelen ser esas que tienen un borde rojo, verde o azul a modo de decoración. Eso sí, bien usado puede ser un objeto crucial para nosotros, las mejores ideas nos cogen en lugares insospechados, sobre todo cuando derivan de una conversación, esa puesta en común en un ambiente relajado hace surgir en nosotros esa chispa, y... o la recoges de algún modo o se va para siempre,  y qué me decís de las apuestas o retos entre amigos… a veces producto de euforias poco reflexivas y semilíquidas; apuestas, teléfonos de personas que son, han sido y serán importantes para nosotros, oportunidades de viajes o trabajos o grandes compromisos, muchos de ellos se han forjado en servilletas. Eso me recuerda que… alguna servilleta por ahí que… digamos... que me ha hecho feliz a mí y a todos mis compañeros.

Nunca hay que dejar de valorar el poder de las cosas discretas, porque nos pueden sacar de muchos apuros si sabemos donde encontrarlas y hacernos felices si sabemos sacarle partido.

domingo, 17 de febrero de 2013

NADAR EN PISCINAS VACÍAS Y SALUDOS PARANORMALES

No es algo que se suela dar muy a menudo, pero existen ocasiones en la que la conjunción de elementos nos llevan a hacer cosas que no esperamos, y que incluso parecen un poco absurdas al principio, pero también pueden ser absurdas al final, jajaja.

Este tipo de historias suelen tener varios elementos en común, el primero de ellos es que son fruto de una inspiración inesperada, por eso las tenemos siempre en mente cuando contamos algo "épico" a los que no estuvieron allí o a los que también estuvieron allí...

El segundo elemento de este tipo de epopeyas es que desafían alguna ley física, por eso son mágicas, pueden hacer que un cristal rompa una tuerca de acero o como indica el título, se nade sobre el contenido de una piscina vacía. Me acuerdo que una de las más graciosas que he vivido se dio cuando en una cena familiar un primo afirmaba haber saludado, esa misma semana, a un vecino que según mi tía "llevaba cinco años muerto", mientras este familiar daba todos los detalles de como iba vestido o quien estaba mi tía reiteraba que había ido a su funeral y entierro, lo más sorprendente  fue que después de que ambos contrastaran información sobre el árbol genealógico, hechos y azañas... hablaban de la misma persona !!! ¿increible...? pues no !!!. Estas cosas pasan.

El tercer elemento en común es que ocurren cuando uno menos se lo espera, lo programado no da buenos resultados en este caso, porque como dicen por ahí "fue un cúmulo de circunstancias" o "parecía lo más normal del mundo", "nadie me dijo que no había que..." son frases que dan pie a este tipo de hechos insólitos, lo malo de muchos de ellos es que a lo largo del tiempo se va perdiendo, no es que tenga una vida totalmente intensa o más aventurera que cualquiera pero si que me considero una persona con algunas de estas historias épicas entre lo que he vivido estos años, me llena de alegría cuando en alguna ocasión me encuentro con alguien que me la recuerda, porque en ese momento es como vivirlas otra vez y te sientes como si alguien estuviera dando color a esos recuerdos que se habían archivado en la memoria.

El cuarto elemento es que siempre tenemos alguna, todos nosotros disfrutamos de estas chispas de vida que nos han llenado de sonrisas y nos hacen ser un poco más originales y felices... Solo tenemos que estar atentos a propiciar esos momentos que hacen que tengamos un mágico cúmulo de circunstancias.

A por ellas !!!